viernes, 9 de abril de 2010

Crepes nevados al chocolate, rellenos de crema de horchata



Esta es la receta de la que más orgullosa me siento, sin duda, porque es una creación mía.

Seguramente ya se le ocurrió a alguien más en algún lugar del mundo, porque por suerte siempre hay gente experimentando con todo tipo de alimentos y texturas, dispuestos a endulzarnos la vida. Pero hasta el momento, yo nunca he visto una receta parecida.

Sin embargo, intentando comprobar esto por Internet, me he llevado una grata sorpresa. He descubierto un blog llamado NOVA ORXATA , creado por el consejo regulador de la D.O. Chufa de Valencia, lleno de recetas innovadoras hechas con horchata de chufa.
Los creadores de estas recetas son grandes chefs conocidos como Eva Arguiñano o Bruno Oteiza, y también desconocidos aunque no por ello menos meritorios. De hecho, cualquier persona puede enviar sus ideas. Yo ya lo he hecho.

La culpa de este postre la tiene mi intestino, que de vez en cuando le dice NO a la lactosa y me veo obligada a pasar una temporadita sin tomar leche... con lo que me gusta!!.
Y esto hace que en mis recetas tenga que buscar un sustituto, que hasta ahora era casi siempre la leche de soja.
Sin embargo con la soja, aunque me gusta, no acababa de encontrarle el punto a los postres...¡hasta que probé con la horchata!.
Fue mi hijo, al que le encanta la horchata, el que me sugirió utilizarla en mis recetas. Al principio fui algo reacia, pues temía que al calentarla se estropease de alguna manera, pero nada mas lejos.

Así que esta es mi primera receta con horchata... y seguro que para nada la última. Ahí va:

Ingredientes para la crepe de horchata:
-un vaso de horchata de chufa de valencia
-4 cucharadas de harina
-100gr de margarina
-2 huevos

Ingredientes para la crema de horchata:
-un vaso de horchata de chufa de valencia
-una yema
-una cucharada rasa de maicena
-la piel de un limón

En un recipiente, ponemos todos los ingredientes de la crepe y batimos bien para que no queden grumos. Reservamos la mezcla en la nevera unos 15 minutos mientras preparamos la crema pastelera.

Ponemos un cazo a fuego lento y echamos en él casi todo el vaso de horchata, la piel del limón y la yema batida. Removemos bien para que se mezcle todo.
Mezclamos la horchata restante con la cucharada rasa de maicena, procurando que se disuelva bien, y añadimos esto a la mezcla que tenemos al fuego, sin para de remover.
La crema se irá espesando poco a poco. Cuando tenga la consistencia de unas natillas, retiramos del fuego y dejamos enfriar. Luego metemos en la nevera donde aún se espesará más.

Sacamos la mezcla para la crepe que teníamos en la nevera. Ponemos al fuego una sartén antiadherente con una cucharadita pequeña de mantequilla, y cuando se caliente añadiremos un poco de la mezcla, moviendo la sartén para que se extienda bien por toda la base.
Esperamos que se dore por un lado, algo que se aprecia cuando la crepe quede suelta, y en ese momento le damos la vuelta y dejamos que se dore por el otro lado. Retiramos en un plato.

Repartimos la crema pastelera por encima de la crepe, y doblamos por la mitad, quedando como una tortilla rellena.
Decoraremos el plato con chocolate negro, que previamente habremos fundido con un poco de mantequilla, y rallaremos chocolate blanco por encima...
¡¡DELICIOSO!!

Por cierto, el nombre del plato fue idea de mi hijo...me encanta!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada